¿Qué es lo qué quieres?

Y llegas a darte cuenta que tienes todo pero en realidad es nada. Te consume tu rutina y por mas que pides auxilio nunca llega. Sabes todo del amor propio pero es incomprensible. Tienes un premio de consolación que solo existe en tu mente. Solo queda seguir en tu rutina. Sientes que todo esta bien…

Tu voto: